A tí, amiga, que convives con la ansiedad

A tí, amiga, que convives con la ansiedad

Pincha aquí si quieres conocer a la autora del post - Mª José Collado Mateo - Psicóloga Col. M-21954


No deberíamos olvidar nunca tratarnos con la misma aceptación y el mismo cariño que tratamos a las personas que queremos. Pero la mayoría de la veces es algo que no se nos ha enseñado. Las críticas más duras son, muchas veces, hacia una misma y siempre, las más dañinas. A lo largo de nuestra vida experimentaremos etapas de todo tipo, algunas de ellas fáciles, felices y otras desagradables, pero nuestra valía no cambiará en ninguna de ellas.

En cualquier etapa tenemos que ser conscientes de que pasará, de que aprenderemos de ellas, de que cometeremos fallos y aciertos y, al final, creceremos, maduraremos y superaremos lo que se nos ponga por delante.

El autocuidado físico y psicológico es imprescindible para el bienestar emocional y debe cultivarse a través de la aceptación de uno mismo, con nuestras limitaciones y nuestras fortalezas. Aceptarnos, con la misma benevolencia que aceptamos a los demás no siempre es fácil, pero siempre merece la pena.

No solo se trata de aceptar nuestras virtudes y defectos, se trata también de aceptar nuestras emociones. Muchas personas inician el tratamiento para trabajar la ansiedad con la idea de "quiero vivir SIN ansiedad". No es lo mismo vivir sin ansiedad que sin un trastorno de ansiedad

Es normal estar preocupados cuando esperamos los resultados de unas pruebas médicas, es normal sentir un poco de ansiedad cuando vamos a una entrevista importante... la ansiedad es un aviso para que nos preparemos ante una situación que podría ser un peligro. A veces, esa amenaza no es tal y ahí es donde se inician los trastornos de ansieda. Si siento que de repente estoy nerviosa y mi corazón va a mil por hora porque he salido a tirar la basura, si siento ansiedad porque mi cabeza va demasiado rápido llena de incertidumbre y me repite constantemente "y si..." por cosas que no han pasado y que probablemente nunca pasarán es, en ese punto, donde debo aprender a manejar esa ansiedad de forma adecuada.

Cuando una persona tiene un problema de ansiedad toda su atención se concentra en la ansiedad y tiende a convertirse en el centro de su vida. Para salir de este bucle hay dos aspectos importantes: trabajar para tener un punto de vista más racional sobre lo que nos está pasando y poder manejarlo y, por otro lado, aceptar que no somos nuestra ansiedad, que es una parte más de nuestra experiencia pero no nos define.

En el proceso de trabajar la ansiedad muchas personas tienden a olvidar lo realmente importante: su capacidad. Pierden la confianza en sí mismas, "no puedo confiar en mi porque tengo ansiedad" o "no puedo confiar en mi porque tengo dudas", a largo plazo se van sintiendo pequeñitas, se van viendo desbordadas por acontecimientos que, muchas veces, son cotidianos. Un aspecto esencial para superar la ansiedad es que la persona crea en sí misma y en sus recursos, no porque sí, no de una forma ilusoria, sino de una forma realista, porque todas las personas los tienen, a veces no se usan por esa falta de confianza, pero están ahí igualmente.

A continuación podéis leer la carta de una persona que está trabajando la aceptación de sus emociones y que generosamente nos ha permitido compartirlo con todas aquellas que puedan estar atravesando una situación parecida.

Yo tuve ansiedad


Solicita información vía email o manda whatsapp si quieres hacernos alguna consulta

Contacto Psicóloga Infantil, Adolescentes en Leganes
Contacto Psicóloga Infantil, Adolescentes en Leganés






*La omisión de algunas tildes ha sido intencionada

Comentarios