Mi hijo saca malas notas. ¿Qué hago?




mi hijo saca malas notas

Llega Navidad, Semana Santa, junio y con el final del trimestre tu hijo o hija te trae un boletín con malas notas. Es entonces cuando por tu cabeza pasan todo tipo de preguntas: -“¿Qué ha ocurrido? ¿No ha estudiado lo suficiente? ¿No se esfuerza? ¿Tiene problemas en el colegio? ¿No he estado tan pendiente como debería? ¿Busco un profesor particular? ¿Es necesario castigar?".

Las malas notas nos indican que algo no va bien, pero conviene tener en cuenta que el proceso de aprendizaje es un camino compartido entre niños, padres y profesores
y, por tanto, también es compartida la responsabilidad de las calificaciones y la implicación en mejorarlas.


Tu preocupación es normal, pero has de considerar que las exigencias, los reproches o los castigos cuando tu hijo o hija trae malas notas no contribuyen a solucionar el problema, sino que lo agravan.


Además, las malas notas no siempre son sinónimo de pereza ni de falta de esfuerzo. A veces pueden esconder problemas más o menos graves, como dificultades de aprendizaje, problemas de atención y memoria, de comprensión, trastornos del lenguaje, de comportamiento, emocionales… La forma natural de aprender es hacerlo con curiosidad y sin presiones y cuando los resultados no son los esperados, hay que ser comprensivos con los pequeños, mostrarles nuestro apoyo y acompañarlos, averiguar las causas de esas malas notas y buscar soluciones acordes involucrándolos siempre a ellos en el proceso. Solo así conseguiremos que los niños y niñas sean conscientes de su propia responsabilidad y tengan las herramientas adecuadas para revertir la situación.






Mantener la calma cuando tu hija o hijo trae malas notas puede ser complicado. No es fácil gestionar una situación de enfado y si no conseguimos parar ese primer impulso, perderemos el control y acabaremos gritando.

Si generalmente con gritos no conseguimos más que acrecentar el problema y que la otra persona se ponga en tensión y a la defensiva, cuando lo haces con tus hijos las consecuencias son las mismas o más importantes.

Lo más probable es que se asusten, lloren, se sientan mal y no quieran contarte nada. Incluso acabarán gritando ellos mismos. Recuerda que aprenden por imitación.

Los gritos suelen generar en ellos angustia, ansiedad, estrés, enfado, rabia, impotencia y frustración y bloquear su capacidad para reflexionar acerca de lo que te enfada. Es más, los gritos influyen en la autoestima de los niños y pueden terminar desarrollando sentimientos de indefensión o un concepto negativo de ellos mismos.

Cualquier intento de comunicación, explicación o aprendizaje será inútil si se hace gritando. Es conveniente que respires hondo, pienses y hables tranquilamente con tu hijo o hija. Elige las palabras, el tono y volumen de voz adecuados y acompáñalos con gestos y miradas acordes a lo que quieres transmitirles. 
De este modo no solo será más fácil indagar en las causas de esas malas notas, sino que estarás enseñando a tus hijos a gestionar sus emociones y comportamientos de la forma adecuada.



Si tu primera reacción ante las malas notas es el enfado, quizás la segunda sea el castigo. “A partir de ahora nada de televisión, nada de ordenador, nada de móvil, nada de jugar”… Te suena,¿verdad?


La mayoría de las veces cuando tu hijo o tu hija es consciente de haber hecho algo que os decepciona como padre o madre se sentirá mal. Si en ese momento le pones un castigo, automáticamente dejará de sentirse mal por su conducta para sentir rabia por el castigo.

Algo parecido ocurre si cuando trae buenas notas, le recompensas con un premio estás dirigiendo su atención hacia el regalo en vez de hacia la satisfacción por haber cumplido con su responsabilidad.

No obstante, sí es importante reconocer el esfuerzo de tus hijos de forma manifiesta. Elogiar su trabajo, decirles que lo han hecho muy bien, que estáis muy orgullosos de ellos, hacer una merienda especial o pasar la tarde jugando juntos son formas no materiales de transmitirles que eres consciente del esfuerzo que han hecho y se lo reconoces.

Recuerda que lo fundamental es conseguir que sean responsables. En este momento de su vida su deber es estudiar y las buenas notas son el resultado de ese esfuerzo.

En este sentido hay un concepto más que conviene tener en cuenta: las consecuencias de no haber cumplido con su responsabilidad como estudiante. Si tu hijo o hija ha obtenido malas notas necesitará estudiar más tiempo, dedicar más rato a los deberes, ir a clases de apoyo o, incluso, buscar ayuda de un profesional y eso se traduce en menos tiempo de ocio. Has de hacerles ver que eso no es un castigo, sino una consecuencia de su conducta.



Es muy habitual cuando los niños traen malas notas que los padres les digan que su hermana mayor saca mejores calificaciones o que su primo aprobó todas. ¿Te suena eso de que las comparaciones son odiosas? Pues en los niños la mayoría de las veces producen un efecto contrario al que pretendemos e, incluso, podemos estar impidiendo que afirmen su identidad y tengan una autoestima adecuada.

Otras veces los padres tienden a poner etiquetas a sus hijos en vez de a su conducta.  Por ejemplo, es ser habitual decirles “eres un vago” en vez de “no te has esforzado lo suficiente”.

Cada niño y cada niña son únicos y tienen sus propias características y habilidades y es muy importante que aprendan a quererse, respetarse y aceptarse como son y a valorar sus éxitos y fracasos en función de ellos mismos y su propia evolución y no en base a los de los demás.

Las comparaciones, sobre todo entre hermanos, y las etiquetas ponen en riesgo su autoestima y pueden crear inseguridad, la percepción de que los padres tienen más preferencia por un hermano que por otro, envidias y rivalidades que, incluso, podrían derivar hacia trastornos más severos, como comportamientos en los que los pequeños aprenden a resolver los conflictos de manera violenta o se convierten en adultos tristes o infelices.


Decíamos antes que no siempre es fácil gestionar una situación de enfado, pero no olvides  que las malas notas son solo malas notas y que no debes hacer de ello un drama familiar.
Recuerda que es muy importante no gritar, hablar tranquilamente, no comparar y, sobre todo, hacer saber a tu hijo o hija que, aunque haya obtenido unas notas malas, lo queremos igual y que cuenta con nuestro apoyo incondicional.

En un momento así los niños necesitan cariño y saber que son capaces de aprobar y que vosotros como padres confiáis en ellos.


Para que la comunicación sea afectiva debes transmitir tu mensaje de modo claro e inteligible para tu hijo o hija, sin que en ningún momento puedan darse confusión, dudas o interpretaciones erróneas.

Además de elegir las palabras, el tono y el volumen de voz adecuados y de que los gestos y palabras, incluso tu postura corporal y tu expresión facial, sean acordes al mensaje es fundamental que escuches a tu hijo o hija. Y eso significa hacerlo de manera activa: no confundas diálogo con monólogo.

Se trata de que te centres no solo en lo que dice tu hijo o hija, sino también en lo que siente, de mostrar interés por lo que te está contando, de tener paciencia y dejarle terminar, de permitirle ordenar ideas y dar una respuesta razonada y de no avanzar respuestas.

Es igualmente importante dejar espacios de silencio para que tanto tú como tu hija o hijo tengáis tiempo suficiente de entender y asimilar lo que estáis diciendo y seguir hablando razonadamente.


Teniendo en cuenta que el proceso de aprendizaje tiene como protagonistas a los niños, pero también a los profesores y a los padres es importante saber qué piensa cada una de las partes acerca de por qué se han obtenido las malas notas.

Es fundamental que le preguntes a tu hijo o hija por qué cree que ha sacado esas notas, hablar con los profesores y tutores y cuestionaros qué podéis hacer vosotros como padres. 

De este modo podréis intercambiar impresiones y conocer distintos aspectos de vuestro hijo o hija en cuanto a comportamiento, actitud y sentimientos que os ayudarán a determinar las pautas necesarias para ayudar a los pequeños a mejorar su rendimiento.



Y llegados a este punto, hay que comenzar a buscar soluciones siempre involucrando a los niños en el proceso, pidiéndoles su opinión y, en algunos casos, llegando a acuerdos con ellos.

Puede que sea suficiente con realizar un plan de estudios si antes no existía o modificar el que teníamos o buscar un profesor particular que sirva de apoyo a nuestro hijo o hija con determinadas asignaturas que les resulten más complicadas a priori. Post ¿Mi hijo necesita un logopeda o una profesora particular?  


Cuando la raíz de esas malas notas es más profunda o simplemente se complica un poco la situación, será necesario acudir a un profesional en busca de ayuda especializada
. Un logopeda podrá ayudarte con problemas de lenguaje y lectura y escritura y un psicólogo, si estamos ante dificultades de aprendizaje y trastornos emocionales o de conducta.
Autora Vanessa Ramiro Pulido



En el próximo post, te contaremos las 7 posibles causas por las que se saca malas notas


Solicita información vía email o manda whatsapp si quieres hacernos alguna consulta de psicoeducación o logopedia

Contacto Psicóloga Infantil, Adolescentes en Leganes
Contacto Psicóloga Infantil, Adolescentes en Leganés






*La omisión de algunas tildes ha sido intencionada


Nuestra voz es la herramienta más poderosa que tenemos. A través de ella nos comunicamos, sentimos, transmitimos, cambiamos. A nosotras mismas y al mundo. Pero -“¿y si siento que mi voz no debería ser así?"

Más allá de escuchar nuestra voz en una grabación y pensar -“¿Así sueno cuando hablo?”- podemos sentir que nuestra voz no nos representa. Quizá suene más grave de lo que nos gustaría -“Buff, parece que tengo voz de camionero” -o, por el contrario demasiado aguda “¡Menuda voz de pito!” -
A veces nuestra voz se entrecorta y aparecen “gallos” o suena ronca y rasposa. En ocasiones queremos gritar, pero no podemos y en otras no controlamos el volumen con el que hablamos. En cualquier caso, no suena como una voz “normal”. Si esto te está pasando, cuidado, podrías tener una patología vocal.

Son muchas las profesiones que utilizan la voz como principal herramienta o medio de trabajo: madres, periodistas, cantantes, actrices, maestras, teleoperadoras, enfermeras, médicos... Por ello, son muchas las mujeres que tienen una patología vocal. Pero -"¿Qué es eso de patología vocal?"- Pues bien, cualquier alteración de los parámetros que componen la voz: timbre, tono, intensidad. Pero tranquila, hay diversos factores que influyen sobre una buena calidad vocal y que puedes mejorar.

Consejos para cuidar la voz

Voz logopedia Leganés


Claribel López Rodríguez neurologopeda de nuestro centro Cuarto de Contadores, con experiencia en patologías vocales, os cuenta los factores que tenemos que tener en cuenta para cuidar la voz.
  • La respiración y la voz: Algo tan simple, que realizamos de manera automática y a la vez tan importante. La voz es un chorro de aire que sube desde nuestro diafragma y al pasar por nuestras cuerdas vocales las hace vibrar produciendo un sonido. Si nuestra respiración es superficial o torácica, si respiramos oralmente, si existe algún impedimento para el correcto paso del aire o para la regulación de su salida, nuestra voz puede verse afectada.

  • La articulación y la voz: Para que el sonido vaya más allá de nuestras cuerdas vocales debe abrirse paso por nuestro cráneo y servirse de los resonadores. Si nuestra articulación del lenguaje está afectada por un problema orgánico en el velo del paladar, en el paladar óseo, en los dientes, en la lengua, en los labios, la mandíbula, en la nariz... la salida del sonido no será la adecuada y por tanto tampoco lo será nuestra voz.

  • La alimentación y la voz: La calidad de los alimentos que ingerimos influye en nuestra digestión y por tanto en los ácidos gástricos que generamos. Estos ácidos producen unos vapores que suben por el esófago llegando a la faringe y a la laringe. Si la digestión es muy pesada, los ácidos son más fuertes y estos pueden dañar la mucosa que protege nuestras cuerdas vocales y que es la encargada de la vibración que produce el sonido. Alimentos que contengan cafeína, azúcares, ácidos, bebidas carbonatadas, mentol, etc. pueden dañar nuestra voz.

  • Voz logopedia Leganés

  • Los tóxicos y la voz: Existen diferentes sustancias que pueden dañar a nuestras cuerdas vocales. Tabaco y alcohol son los principales tóxicos dañinos. Pero cuidado con nuestro alrededor: lejías, productos de limpieza, ambientadores, colonias y perfumes, maquillajes…estos productos tienen químicos que inhalados de manera constante pueden dañar nuestro aparato fonador irritándolo.

  • La temperatura y la voz: Tanto del ambiente como de los alimentos. Pasar en verano de los 40ºC del asfalto madrileño al fresquito del aire acondicionado es un cambio drástico que respiramos y va directo a nuestro aparato fonador. Beber un café muy caliente cuando la temperatura ambiente es muy baja puede ayudar a calentar nuestro cuerpo, pero irrita la mucosa de la laringe.

  • El descanso y la voz es el resultado de la interacción de muchos músculos, ligamentos y articulaciones. Como cualquier otro músculo, necesita un descanso. Si pasas 8 horas en el trabajo hablando, la charla del café, la llamada de teléfono importante más contar cómo te ha ido el día cuando llegas a casa suma un total de 11 horas al día utilizando tu voz. Si sólo descansas entre 7-8 horas deberás buscar periodos de reposo vocal donde dar una tregua a tus cuerdas.

Si ya controlas todos estos factores y sigues teniendo una mala calidad vocal, entonces debes acudir al especialista. Hay factores hormonales, congénitos, hereditarios, orgánicos y funcionales que pueden afectar a tus cuerdas vocales produciendo nódulos, pólipos, edemas, parálisis de cuerda vocal, sulcus entre otros. Acude a un otorrinolaringólogo para que realice una exploración de tus cuerdas vocales y una valoración acústica de tu voz. En base a dicha exploración, deberás consultar a un logopeda con experiencia en patología vocal para realizar una buena reeducación de tu voz.




Solicita información vía email o manda whatsapp si quieres hacernos alguna consulta de psicoeducación o logopedia

Contacto Psicóloga Infantil, Adolescentes en Leganes
Contacto Psicóloga Infantil, Adolescentes en Leganés






*La omisión de algunas tildes ha sido intencionada


Ya sea que vengan por el área de logopedia o de psicología, la mayoría de los padres y madres que llaman a nuestro centro, quieren saber si el motivo de su consulta puede tener un origen madurativo, es decir que con el tiempo el niño o la niña adquirirá las habilidades necesarias y se pondrá al nivel del resto de niños/as de su edad o por el contrario necesitan que se les ayude con tratamiento (psicológico, logopédico o combinado).

Con este post, Mª José Collado, directora del Área infanto-juvenil de nuestro centro Cuarto de Contadores, os explica las diferentes etapas del desarrollo del niño/a, para ayudarnos a esclarecer algunas de las dudas más habituales que tenemos en relación con el desarrollo cognitivo de la infancia, etapa escolar.

El desarrollo cognitivo en la infancia etapa escolar


El desarrollo cognitivo en la infancia, etapa escolar.


Desde el nacimiento, todos los/as niños/as atraviesan diferentes fases a través de las que va alcanzando un conocimiento progresivo del mundo. Sin embargo, ese desarrollo no es una evolución progresiva constante, sino que es posible, que haya avances y retrocesos durante el desarrollo normal del niño o de la niña.

En el desarrollo de las habilidades cognitivas es fundamental el desarrollo global, es decir, que el desarrollo perceptivo y motor sean adecuados para su edad, pues el desarrollo cognitivo está marcado por la capacidad del niño para explorar su entorno.

Así pues, el desarrollo cognitivo está marcado por cuatro etapas (Cristino Garrido; 2003):
  • Desde el nacimiento hasta los 2 años. Conocimiento Senso-motor
  • Desde los 2 años hasta los 6. Conocimiento Preoperacional
  • Desde los 4 años. Conocimiento Operacional Concreto
  • A partir de los 7 u 8 años. Conocimiento Operacional Formal

Desde el nacimiento hasta los 2 años aproximadamente


Conocimiento senso-motor: Es aquel que ocurre a partir del reconocimiento manipulativo y práctico de las personas y objetos del entorno, pero no se establecen relaciones entre ellos, no hay un marco temporal ni se forman ideas abstractas. Se limita al conocimiento inmediato y a las propias sensaciones.

A partir de los dos años el/la niño/a toma consciencia de su entorno y va desarrollando la habilidad de establecer relaciones entre distintos objetos.

Más adelante, aparece la función simbólica, muy básica, con el inicio del lenguaje. En este momento los niños comienzan a imitar, a utilizar el lenguaje y a comprender que los dibujos son representaciones de los objetos.

En ocasiones el habla tarda en manifestarse y es importante para el desarrollo óptimo del niño que se valore la necesidad de un tratamiento adecuado por parte de una logopeda especializada en atención temprana.

Desde los 2 años hasta los 6. Conocimiento preoperacional


De los dos a los cuatro años aún aparece la función simbólica más básica, pero ya comienzan a percibirse esquemas de representaciones simbólicas más elaboradas que se expresan a través del lenguaje. A pesar de este simbolismo el/la niño/a:
  • No diferencia el mundo físico exterior del psíquico.
  • Atribuye vida a objetos inanimados.
  • Tiende a considerar que todas las cosas están hechas por el hombre.
  • No es capaz de ponerse en el lugar del otro.
  • No es capaz de tener varias perspectivas sobre una situación.
  • Realiza inferencias del mundo que no se apoyan en la lógica ni entienden las causas.
  • No entienden la reversibilidad de ciertas cosas.

Desde los 4 años. Conocimiento operacional concreto


En esta etapa se interioriza el lenguaje y son capaces de nombrar objetos, aunque no puedan diferenciarlos a nivel conceptual o abstracto.

A partir de los 7 u 8 años. Conocimiento operacional formal

El desarrollo cognitivo en la infancia etapa escolar


En este momento comienzan a adquirir habilidades de comprensión, asimilación, integración y creación de representaciones abstractas de distintos conceptos. Pudiendo ya realizar operaciones con símbolos.

Este cambio tan importante acarrea dificultades dentro del sistema escolar, donde muchos/as niños/as tienen dificultades para desarrollar estas habilidades en el mismo momento o grado que sus compañeros.

Es fundamental que los padres y profesores estén atentos a las dificultades que puedan tener los niños en estos aspectos pues una intervención psicoeducativa adecuada permitirá que los niños no se queden atrás de sus compañeros, pues cuanto más tiempo pase desde que empiezan a quedarse atrás mayor será la diferencia y más probable será que aparezcan otros aspectos negativos como la falta de motivación hacia las tareas del colegio.



Solicita información vía email o manda whatsapp si quieres hacernos alguna consulta de psicoeducación o logopedia

Contacto Psicóloga Infantil, Adolescentes en Leganes
Contacto Psicóloga Infantil, Adolescentes en Leganés






*La omisión de algunas tildes ha sido intencionada

Talleres para tu hijo/a. Ellos y ellas aprenden, vosotros los padres y madres notáis los resultados. Te ayudamos a que tu hijo o hija aprenda a comerse el mundo.


Listado de Talleres para Niños/as
Leganés




Asistentes: Asisten sólo los peques, sin padres.
Edad: Niñas/os de 4 a 12 años.
Organización: Este taller se organiza en 4 sesiones o clases.
Duración: Cada sesión o clase dura 1 hora y 15 minutos.
Lugar: Presencial.
Contenido del Taller de Emociones y Frustración (niños/as enfadados/as): ¡¡¡CÓMO VAYA PARA ALLÁ TE VAS A ENTERAR!!!
  • Cuando las buenas formas, la paciencia y el diálogo no bastan para que nos hagan caso.
  • Cuando por más que les decimos no nos hacen caso y siguen con la tablet, la televisión o el juguete.
  • Cuando su respuesta es el enfado, los gritos, pelearse o las pataletas.... entonces es necesario dar un paso más.
  • Este taller te ayudará a dar ese paso, porque les vamos a enseñar a domar al caballo del enfado.
  • Aprenderán a manejar las emociones y la frustración, para mejorar la convivencia.
  • Si tu hijo/a es adolescente o preadolescente, llámanos y adaptamos el contenido a su edad.





Niñas y Niños (2 a 13 años)


Taller para relajarte con tu hijo


Taller de MIndfulness para niños






El objetivo de estos talleres es desarrollar habilidades en el cuerpo (tonificándolo), en la mente (mejorando la concentración y expandiendo sus capacidades intelectuales) y trabajar con las emociones (ampliando la alegría natural de los niños/as). Lo pueden hacer los niño/as solos/as o acompañados/as de sus padres y madres.





Taller para el miedo de los niños


Taller para niños y familia contra el acoso



¿Le dices a tu hijo/a que no tiene motivos para tener miedo? Si este argumento no le tranquiliza, llámanos y os enseñamos cómo gestionar esta emoción.



Si quieres proteger a tu hijo/a de una manera más activa, enséñale a identificar a protegerse y a actuar ante las situaciones de riesgo.






Taller contra el acoso COCO


Taller niños demasiado callados









Taller para niños y niñas muy moviditos

Clases de autoestima para mi hija o hijo









Taller para niños, niñas y adolescentes
que no quieren estudiar
4 a 16 años

Taller para niños, niñas y adolescentes que no quieren estudiar

Asistentes: Asisten los peques, preadolescentes y adolescentes sin acompañamiento.
Edad: Niñas/os de 4 a 16 años.
Organización: Este taller se organiza en 2 sesiones o clases.
Duración: Cada sesión o clase dura 1 hora y 15 minutos.
Lugar: Presencial o Skype.
Contenido del Taller: "¡MI HIJA/O NO QUIERE ESTUDIAR!"

Estos son los pilares sobre los que sustentamos estos talleres:

-"¿Qué es lo que hace que algunos niños y niñas se sientan satisfechos y orgullosos de sí mismos por aprobar y otras/os en cambio se muestren desinteresados por el bajo rendimiento escolar?"

-"¿Qué plan de vida es el que tienen para sí mismos/as?

-"¿Qué esperan de los seres a los que quieren y les rodean?

Nos basamos en estos 3 puntos, porque estamos convencidas de que hay una parte muy importante en los estudios relacionada con la motivación y el plan de vida.






Asistentes: Asisten los peques con padres.
Edad: Niñas/os de 2 a 4 años.
Organización: Este taller se organiza en 3 sesiones o clases.
Duración: Cada sesión o clase dura 1 hora y 15 minutos.
Lugar: Presencial o Skype.
Contenido del Taller: ¡¿TE LEVANTAS DEL SUELO DE UNA VEZ?!

Hablo como madre, cuando digo que a estas alturas más o menos, todas y todos hemos oído hablar de cómo comportarnos cuando nuestra hija/o decide darse la rabieta del siglo y tirarse al suelo en mitad del supermercado.

Digo la teoría, ahora bien, la práctica es un grado más, cuando hablamos de final de semana, prisas por el baño, prisas por la cena, prisas por no salirnos de las rutinas, esas que dan tanta seguridad a la vida de nuestras/os hijos pero que a nosotros nos pueden llevar al límite de un ataque de nervios.

En este taller, os enseñaremos a vosotros y vuestros hijos a manejar las rabietas y las pataletas, los enfados y los berrinches.


Asistentes: Asisten sólo los peques, sin padres.
Edad: Niñas/os de 4 a 12 años.
Organización: Este taller se organiza en 3 sesiones o clases.
Duración: Cada sesión o clase dura 1 hora y 15 minutos.
Lugar: Presencial o Skype.
Contenido del Taller: ¡¿QUIERES DEJAR EN PAZ A TU HERMANO?!

No sé si eres de las/os que has estado mirando por internet buscando pautas para que cambiar la actitud celosa que tiene tu pequeño. No prestarle atención, repartir las tareas del hermano/a con ellos, reforzar las conductas positivas...

Nosotras estamos convencidas de que hay una parte muy importante en el proceso, que tiene que ver con la manera en la que las/os niñas/os ven la relación de sus padres con los que consideran sus rivales (hermano/s o hermana/s).

Por eso, queremos trabajar con los más peques estrategias y conductas relacionadas con el egoísmo, el cariño, la frustración y la imagen que tienen de sí mismos.
************************************************************************************************** **************************************************************************************************





Asistentes: Asisten sólo los peques, sin padres.
Edad: Niñas/os de 4 a 12 años.
Organización: Este taller se organiza en 4 sesiones o clases.
Duración: Cada sesión o clase dura 1 hora y 15 minutos.
Lugar: Presencial.
Contenido del Taller de Emociones y Frustración (niños/as enfadados/as): ¡¡¡CÓMO VAYA PARA ALLÁ TE VAS A ENTERAR!!!
  • Cuando las buenas formas, la paciencia y el diálogo no bastan para que nos hagan caso.
  • Cuando por más que les decimos no nos hacen caso y siguen con la tablet, la televisión o el juguete.
  • Cuando su respuesta es el enfado, los gritos, pelearse o las pataletas.... entonces es necesario dar un paso más.
  • Este taller te ayudará a dar ese paso, porque les vamos a enseñar a domar al caballo del enfado.
  • Aprenderán a manejar las emociones y la frustración, para mejorar la convivencia.
  • Si tu hijo/a es adolescente o preadolescente, llámanos y adaptamos el contenido a su edad.
****************************************************************************************** ******************************************************************************************



  • ¿Y si no puedo asistir al taller? Puedes solicitar que el taller sea particular en tu casa. Nos adaptamos a tus necesidades de horario, pregúntanos.


  • ¿No sé si mi hija/o tiene TDAH o sólo es muy nervioso, qué hago, apuntarle o no a los Talleres? Pregúntanos sin ningún tipo de compromiso, no lo dudes. Estamos aquí para aclararte cualquier duda que tengas.





<


RESERVA PLAZA:
Contacto para la ansiedad Los niños/as pueden asistir a cualquiera de nuestros centros o nos podemos desplazar hasta tu Casa.
Pincha aquí para reservar, llama o manda WhatsApp +34.629.75.89.75







Aprende a salir de la ansiedad
Talleres individuales y en grupo para la ansiedad







*La omisión de algunas tildes ha sido intencionada