Terapias grupales

Terapias grupales

Que es la ansiedad
Terapias grupales Últimos coletazos de las sesiones de terapia de grupo ansiedad: 'Con los pies limpitos'. Habíamos terminado el masaje metamórfico y estábamos sentadas en círculo, haciendo la charla de grupo:

Parte VI - Capítulo 13

- "Cuéntanos Manuela como ha ido ésta semana". - Luisa hizo la invitación.

La tal Manuela, empezó a contar lo mismo que había contado la semana anterior y la anterior y la anterior a la anterior.... - "Es que estamos pendientes de que llamen a mi hijo, por lo del incidente, y yo no duermo, sigo con las pastillas, estoy agobiadísima".

-"¿Y tú hijo cómo lo lleva?" - Le requirió Luisa, la asistenta social.

-"Bueno ahí anda, pero la que realmente está mal soy yo porque....

Terapias grupales Me desconecté de lo que decía, era más de lo mismo: -"Ala! otra vez con el mismo rollo. Estas madres que son el niño en el bautizo y en la comunión, la novia en la boda ... es que me ponen de una mala hostia!".

Entonces empecé a gritar, fue un acto reflejo. Me había puesto de pie, había cruzado el círculo de sillas y estaba plantada, enfrente de Manuela. Aquella señora, que estaba intentando poner la vida de su hijo en su ombligo, que sólo hacía que protestar y lamentarse por algo que no le tocaba vivir había tocado algún resorte que me hacía sentir rabia, enfado, cabreo!

-"¡¡¡PERO TU TE HAS DADO CUENTA DE QUE NO ES TU VIDA!!!" - La grité a la cara.

Si alguien de aquella reunión, se había desconectado en los últimos minutos y andaba por su mundo de ansiedad y depresión, os garantizo que con mi bramido volvió de un manotazo a la sala.

-"SIEMPRE LO MISMO... LO MISMO... QUE NO ERES TU A LA QUE TIENEN QUE JUZGAR!!! QUE ES A TU HIJO!!! TU-HI-JO!! QUE NO ES TU VIDA, ES SU VIDA!!! DÉJALO VIVIR EN PAZ...ES QUE TIENES QUE SER LA PROTAGONISTA DE TODO?... SIEMPRE TU... TU.. TU..". - Me vacié!

Qué silencio!!! estaban todas alucinadas mirándome.

Terapias grupales -"¿Os habéis hecho alguna vez un lavado nasal?". Te suenas fuerte y de pronto... ¡¡¡respiras!! La leche! Pero si es que yo tenía una nariz que me permitía respirar hondo! Pues bien, la Señora Manuela, con sus movidas familiares me había servido de pañuelo.

De aquella escena no recuerdo el volver a mi silla, quiero pensar que me disculpé con la pobre mujer por cómo la hablé (no por lo que la había dicho), quiero pensarlo!

Este, lectores de cuartodecontadores, es mi último recuerdo del grupo de ansiedad: pies limpitos para el masaje metamórfico.

Por aquellos días, siguiendo la recomendación de Luisa, concerté una entrevista con María, la psicoanalista, para emprender la segunda etapa de mi curación.

¿Casualidad o causalidad? Resultó que la tal María que maridaba las sesiones de psicoterapia también con el masaje metamórfico, pasaba consulta a 5 minutos de mi trabajo.

Coincidió también, por suerte para mí, que podía aprovechar los huecos de la comida para ir, dejar que me hicieran la Itv mental y volver comiéndome un sandwich.

Todas las piezas del puzzle iban encajando. Comenzaba una nueva rutina de lunes y miércoles a la una y cuarto en su casa-consulta, donde de nuevo requería seguir acentuando la higiene de mis pies!!".

Recuerda que... la ansiedad se cura

Capítulo anterior...

Terapia grupal ansiedad

Capítulo siguiente...

Ansiedad y Chequeo



Contenido relacionado:
Foro Ansiedad
Taller de Ansiedad

Foro Ansiedad

"Algunas tildes han sido omitidas intencionadamente"

4 comentarios:

  1. ... Que ganas de leer la siguiente, es una intensa historia contada con mucho humor..., me imagino los ojos de la tal Manuela abiertos de par en par mientras sus cejas se arquean hasta el límite....

    ResponderEliminar
  2. Tal cual!!! la pobre mujer no cabía en su asombro. Imagínate que está la buena señora soltando sus penas y le viene un toro bravo de frente, poniéndola a caldo...

    Lo que más me ha gustado de tu comentario es saber, que consigo dar pinceladas de humor a éste tema que parece tan oscuro. Qué manera de desarmar la ansiedad.

    Como siempre... gracias!

    ResponderEliminar
  3. Rosa Treinta de Noviembre15 de marzo de 2013, 1:48

    Pues a mi me parece horrible sonarse los mocos encima de otra persona que no tiene culpa de nada, a lo mejor sólo de ser un poquito pesada. No he ido nunca a una terapia de grupo, pero si me voy a encontrar con una persona que cuando yo cuento lo que me pasa (igual que ella antes o después) me demuestra esa falta de respeto no se lo que haría, desde luego no me serviría para relajar mi ansiedad. En cuanto a la protagonista de la historia le haría la siguiente pregunta ¿no preferirías descargar tu ira sobre lo que realmente te provoca tu problema y no sobre esta pobre señora?

    ResponderEliminar
  4. Hola Rosa.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, lo mejor sería que nos pudiéramos enfrentar a las situaciones o personas sin necesidad de catalizadores, pero no siempre las escenas se solucionan de la manera más cordial para todos los actores que intervienen.

    No, Rosa, ahora con la distancia del tiempo, puedo decirte que no hubiera preferido descargar mi ira en la verdadera persona que provocaba mi rabia y no en la Sra. que actuó de espejo.

    En aquellos días yo no estaba suficientemente fuerte como para enfrentarme a nada ni a nadie.

    Saludos!

    ResponderEliminar